• C4.jpg
  • C1.jpg
  • C8.jpg
  • C2.jpg
  • C5.jpg
  • C6.jpg
  • C7.jpg
  • C3.jpg
 

Solemne Función Religiosa en honor a Ntro. Padre Jesús Nazareno

Solemne Función Religiosa en honor a Ntro. Padre Jesús Nazareno

Día grande para nuestra cofradía, el que habríamos compartido en hermandad hoy Domingo 29 de Marzo a las 11:00h. en la Iglesia de Ntra. Sra. de la Paz y que...

Leer más...

Ultimo día de Septenario

Ultimo día de Septenario

Hoy Sábado 28 de Marzo daríamos por finalizado el Septenario en honor a Ntro. Padre Jesús Nazareno esperando uno de los días de mayor relevancia para la cofradía, como es...

Leer más...

Concurso de Dibujo "Dibuja tu Cofradía"

Concurso de Dibujo "Dibuja tu Cofradía"

Ante la difícil situación que estamos atravesando y con el objetivo de seguir dinamizando la actividad cotidiana tanto de los más pequeños como de los mas adultos desde la cofradía,...

Leer más...

Siguenos en

logo_facebook

logo_twitter

logo_youtube

Instagram

Carteles Anunciadores

Anuario Espinas 19/20

Calendario de Eventos

Último mes Marzo 2020 Mes siguiente
L M X J V S D
week 9 1
week 10 2 3 4 5 6 7 8
week 11 9 10 11 12 13 14 15
week 12 16 17 18 19 20 21 22
week 13 23 24 25 26 27 28 29
week 14 30 31
 

Domingo, 29 Marzo 2020 10:38

Día grande para nuestra cofradía, el que habríamos compartido en hermandad hoy Domingo 29 de Marzo a las 11:00h. en la Iglesia de Ntra. Sra. de la Paz y que debido a las adversas circunstancias que estamos viviendo compartiremos por medios sociales, uniéndonos en comunidad desde nuestros hogares mediante la oración y reflexión enviada por el consiliario de la junta de hermandades D. Jacinto A. Naharro Alcázar al cual agradecemos su colaboración. Animamos a todos los pacientes, familiares, personal sanitario a aunar esfuerzos y pedir mediante la sagrada imagen de Ntro. Padre Jesús Nazareno que pronto veamos la luz y podamos reunirnos en fraternidad entorno a la mesa de Cristo. 

 

Primera lectura


Lectura de la profecía de Ezequiel (37,12-14):

 

Así dice el Señor: «Yo mismo abriré vuestros sepulcros, y os haré salir de vuestros sepulcros, pueblo mío, y os traeré a la tierra de Israel. Y, cuando abra vuestros sepulcros y os saque de vuestros sepulcros, pueblo mío, sabréis que soy el Señor. Os infundiré mi espíritu, y viviréis; os colocaré en vuestra tierra y sabréis que yo, el Señor, lo digo y lo hago.» Oráculo del Señor.

Palabra de Dios


Salmo

Sal 129,1-2.3-4ab.4c-6.7-8

 

R/. Del Señor viene la misericordia,la redención copiosa

 

Desde lo hondo a ti grito, Señor;
Señor, escucha mi voz,
estén tus oídos atentos
a la voz de mi súplica. R/.

 

Si llevas cuentas de los delitos, Señor,
¿quién podrá resistir?
Pero de ti procede el perdón,
y así infundes respeto. R/.

 

Mi alma espera en el Señor,
espera en su palabra;
mi alma aguarda al Señor,
más que el centinela la aurora.
Aguarde Israel al Señor,
como el centinela la aurora. R/.

 

Porque del Señor viene la misericordia,
la redención copiosa;
y él redimirá a Israel
de todos sus delitos. R/.


Segunda lectura


Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos (8,8-11):

 

Los que viven sujetos a la carne no pueden agradar a Dios. Pero vosotros no estáis sujetos a la carne, sino al espíritu, ya que el Espíritu de Dios habita en vosotros. El que no tiene el Espíritu de Cristo no es de Cristo. Pues bien, si Cristo está en vosotros, el cuerpo está muerto por el pecado, pero el espíritu vive por la justificación obtenida. Si el Espíritu del que resucitó a Jesús de entre los muertos habita en vosotros, el que resucitó de entre los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales, por el mismo Espíritu que habita en vosotros.

 

Palabra de Dios


Evangelio de hoy


Lectura del santo evangelio según san Juan (11,3-7.17.20-27.33b-45):

 

En aquel tiempo, las hermanas de Lázaro mandaron recado a Jesús, diciendo: «Señor, tu amigo está enfermo.»

Jesús, al oírlo, dijo: «Esta enfermedad no acabará en la muerte, sino que servirá para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella.»
Jesús amaba a Marta, a su hermana y a Lázaro. Cuando se enteró de que estaba enfermo, se quedó todavía dos días en donde estaba.
Sólo entonces dice a sus discípulos: «Vamos otra vez a Judea.»
Cuando Jesús llegó, Lázaro llevaba ya cuatro días enterrado. Cuando Marta se enteró de que llegaba Jesús, salió a su encuentro, mientras María se quedaba en casa.
Y dijo Marta a Jesús: «Señor, si hubieras estado aquí no habría muerto mi hermano. Pero aún ahora sé que todo lo que pidas a Dios, Dios te lo concederá.»
Jesús le dijo: «Tu hermano resucitará.»
Marta respondió: «Sé que resucitará en la resurrección del último día.»
Jesús le dice: «Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí, aunque haya muerto, vivirá; y el que está vivo y cree en mí, no morirá para siempre. ¿Crees esto?»
Ella le contestó: «Sí, Señor: yo creo que tú eres el Mesías, el Hijo de Dios, el que tenía que venir al mundo.»
Jesús sollozó y, muy conmovido, preguntó: «¿Dónde lo habéis enterrado?»
Le contestaron: «Señor, ven a verlo.»
Jesús se echó a llorar. Los judíos comentaban: «¡Cómo lo quería!»
Pero algunos dijeron: «Y uno que le ha abierto los ojos a un ciego, ¿no podía haber impedido que muriera éste?»
Jesús, sollozando de nuevo, llega al sepulcro. Era una cavidad cubierta con una losa.
Dice Jesús: «Quitad la losa.»
Marta, la hermana del muerto, le dice: «Señor, ya huele mal, porque lleva cuatro días.»
Jesús le dice: «¿No te he dicho que si crees verás la gloria de Dios?»
Entonces quitaron la losa.
Jesús, levantando los ojos a lo alto, dijo: «Padre, te doy gracias porque me has escuchado; yo sé que tú me escuchas siempre; pero lo digo por la gente que me rodea, para que crean que tú me has enviado.»
Y dicho esto, gritó con voz potente: «Lázaro, ven afuera.»
El muerto salió, los pies y las manos atados con vendas, y la cara envuelta en un sudario.
Jesús les dijo: «Desatadlo y dejadlo andar.»
Y muchos judíos que habían venido a casa de María, al ver lo que había hecho Jesús, creyeron en él.

 

Palabra del Señor

 

Reflexión por D. Jacinto Antonio Naharro Alcazar V Domingo de Cuaresma

 

Las lecturas bíblicas de este quinto domingo del tiempo de Cuaresma guardan la misma relación con respecto al tema de la resurrección. Bien sabemos todos, que terminados los días de la Cuaresma vienen los días de gloria, es decir, de la Pascua de Resurrección.


El profeta Ezequiel habla de sepulcros abiertos y no cerrados. Los sepulcros abiertos que simbolizan la resurrección, la vida y la tierra nueva a la que estamos llamados a participar plenamente todos siendo manifestado, como dice el salmo 129, por la misericordia de Dios, por su redención copiosa. De esta misma manera, San Pablo en la carta que escribe a los Romanos diferencia los aspectos de la carne y el significado del Espíritu. ¿Y qué es lo que agrada a Dios? La carne se corrompe y muere mientras que el Espíritu permanece vivo para siempre. El cuerpo muere por el pecado, el Espíritu vive por la resurrección.


Por otro lado, el Evangelio de este domingo no podría ser otro que el relato que de por sí es tan entrañable, humano y divino a la vez donde Jesús llora ante la tumba de su querido amigo Lázaro. Dios también llora. En aquella aldea o pueblo, Marta y María hermanas de Lázaro y amigas de Jesús están guardando el luto en llanto y dolor por qué Lázaro ha muerto. Tres días lleva ya dentro del sepulcro. Han cumplido con el ritual de enterrar a su querido hermano y se disponen a vivir los días de luto. Jesús acude primero a la casa de Lázaro donde se encuentra a sus hermanas llenas de tristeza. Como es normal, el Señor les daría el pésame siendo bien recibido como siempre y ellas esperando unas palabras de aliento. Y escuchan de Jesús: "Tu hermano resucitará" porque "Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en esto aunque haya muerto, vivirá..." Terminado este primer momento, sucede un segundo delante de un sepulcro cerrado. De nuevo Jesús se acerca irrumpe en el espacio sagrado de una tumba toca la puerta del sepulcro con su voz potente y llama a Lázaro: "Sal afuera". Jesús el amigo de Lázaro hace posible que la muerte no rompa la vida sino que la transforme y la haga plena.


Ya casi a punto de terminar la Cuaresma la reflexión que podemos hacer a cada una de las lecturas que nos ayudan a entender la Palabra de Dios nos hace caer en la cuenta que con ánimo debemos estar muy atentos porque el Señor en cualquier circunstancia nos habla. Estamos viviendo tiempos un tanto dramáticos y a la vez cargados de mucha esperanza, porque estamos viendo que realmente nos queremos y nos necesitamos los unos para con los otros. ¿Pero tiene que pasar situaciones adversas para darnos cuenta y poner en práctica ese signo de necesidad fraterna?
Le pedimos a Jesús Nazareno que nos de la paz y tranquilidad que necesitamos en estos momentos y en todos de nuestra vida. Que nuestra fe no se haga ni cómoda ni frágil, sino todo lo contrario, fuerte y convencida. En estos días de confinamiento en nuestras casas como si se tratase de un refugio, Jesús sale de su refugio para visitarnos a cada uno de nosotros. Es Él quien ahora como si se tratase de un peregrino va de casa en casa para hacerse presente. Dejémosle la puerta abierta para escucharle y poder vivir de su presencia.

 

Así sea.

 
 
 
 
 

Invermass Comunicacion S.L. designed by alvaro